En evidencia…


Estoy listo para enseñar los 4 cultos de VidaNueva mañana por la mañana… en esta ocasión estamos volviendo al libro de Marcos, entrando en los eventos de la última semana del Rey acá en la tierra. Estudiaremos Marcos 11:27-33… aquel pasaje en el que los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos cuestionaron a Jesús sobre la autoridad con la que había limpiado el templo. Buscar a Jesús e interpelarlo no fue una pesquisa honesta en la que ellos verdaderamente buscaran saber si Jesús “era de Dios” o no lo era… ya ellos habían tomado una decisión en su corazón (apresarlo y matarlo)… yo más creo que este fue uno de esos arranques bravucones tan típico de los religiosos -de cualquier época y cultura- en los que “querían poner a su oponente en su lugar”. ¡Pobrecitos! La respuesta del Rey los dejó en evidencia. Sus intenciones oscuras (uhhh… rebeldes, hipócritas y cobardes) eran sólo un reflejo de su condición espiritual: nunca quisieron arrepentirse ni cambiar, como se lo había propuesto claramente Juan el Bautista. Jesús simplemente los puso en evidencia.

Pero… antes de tirar piedras a estos personajes religiosos debemos estar seguros que nosotros no estemos haciendo lo mismo. Conozco a demasiados creyentes (hmmm… quizás hasta yo mismo) que cuando Dios interviene en nuestras vidas “limpiando el templo” corremos a buscarlo cuestionándole “¿por qué?”… como si él no tuviera toda la autoridad del universo sobre nuestras vidas. ¿Te ha pasado?

Al igual que los religiosos de nuestra historia, a menudo la respuesta que escuchamos de Dios es un mandato a escudriñar nuestros corazones y encontrar si hemos sido congruentes con creer la verdad al conocerla… o si solo hemos adoptado lo que nos conviene de la misma.”¿Entiendes el arrepentimiento que debes tener en tu vida, muchacho?” parece preguntarnos Dios… y “¿has obrado congruentemente a esa comprensión que tienes de lo mal que andas?” Preguntas incómodas para quienes queríamos poner en Jaque a Dios con nuestros alegatos y cuestionamientos. Siendo sinceros, la salida más fácil ante un argumento tan contundente es la cobarde pero cómoda posición de “no sé Señor”. “No entiendo lo que esto o aquello quiere decir”. “No me queda claro”. La pacotilla de religiosos antiguos creyó que con eso se saldrían con la suya. Los religiosos modernos no parecen haber aprendido la lección… y siguen pensando que alegar ignorancia es el escape. ¿Cuál parte de arrepiéntete no entendemos?

Esta noche pienso en lo bueno que sería que Dios nos pusiera en evidencia. Ojalá que no lo haga públicamente… no creo que el propósito de él sea humillarnos por medio de la vergüenza. Pero… demasiados creyentes van vamos por la vida pensando que pueden podemos cuestionar a Dios cuando el trae juicio a nuestras vidas.

Como te dije… ¡pobrecitos!

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “En evidencia…

  1. Hermano usted siempre da en el clavo, honestamente creo que esto nos a pasado a todos mas de alguna vez, yo me atrevi hacer esa pregunta “Porque Senor…?”, Porque a mi? si te amo tanto porque a mi? El Senor me contesto “Yo tambien te amo”
    porque yo soy Dios y tu me perteneces y puedo hacer contigo lo que yo quiera… asi de facil, Dios sabe porque hace las cosas aunque nosotros no lo entendamos, y aunque no nos guste se hace su voluntad para nuestro bien.
    Dios les bendiga y gacias por sus explicaciones de La Palabra de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s