21 años!


Ha sido un día largo… demasiado largo, pero muy bueno. Podría hablarte de mis reuniones de ministerio (construcción, seminario, radio, discipulado, etc.,), pero esta noche tengo algo “más importante” que llena mi alma. El día comenzó y terminó con llamadas a Colombia… adonde vive un trozo de nuestra mente y nuestro corazón… llamamos para felicitar a Estefanía en su cumpleaños 21… ¡increíble!… a mí me parece que fue ayer que íbamos camino del Hospital de la Mujer, sabiendo que Patty daría a luz en las siguientes horas… luego, me parece haber parpadeado un par de veces y… ¡21 años pasaron sin darnos cuenta! En rápida sucesión veo imágenes de sus abundantes “colochos”, del inicio del Kindergarten en “Little People”… de los años en la Escuela Alemana, de su adolescencia en “la Pana”… de su despertar en la música y -de alguna manera veloz- de su inicio en la Universidad en Bogotá. Al igual que nos sucede con Natalia y Julito, sabemos que nuestros hijos están lejos de ser perfectos (muuuuuy lejos… los conozco demasiado bien)… pero nos sentimos orgullosos de ellos. Este día, el sentimiento particular de orgullo paterno se hizo presente al darle gracias al Rey por nuestra hija preciosa. Verla crecer para encontrar su propio camino en las sendas de Dios ha sido interesante… algunas veces tuve temor que no sucedería (y siempre tendré pavor de que no siga en ellos)… muchas veces me equivoqué siendo demasiado duro o demasiado suave (Estefanía quizás disentiría de esta última realidad)… como le dije a ella en las navidades pasadas, uno aprende a ser padre con el hijo/hija mayor… y no siempre hacemos las cosas bien. Ese, nos guste o no, es el precio de ser el primogénito.

Esta noche quiero animarte a que -si tienes hijos adolescentes- ¡no te des por vencido! Sigue haciendo lo correcto, enseñando lo correcto, dando el mejor ejemplo posible y deja que Dios haga lo que no puedes hacer.
Dios lo hace. Confía que -en su Gracia- el Rey tomará el mejor de tus esfuerzos de obediencia a Él y lo transformará en el mejor proceso de formación de tu hijo o tu hija.

Probablemente pienses que todavía veo a Estefanía como a “mi pequeñita”… y en un sentido puramente sentimental tienes razón. Pero emocional y espiritualmente me regocijo en verla como una persona adulta… con un Padre mucho mejor que yo siempre disponible para que tome las mejores decisiones en la vida. Soy de los que piensan que tomar decisiones por los hijos adultos les hace correr el peligro de lisiarlos para la vida. Y eso es algo que ningún padre o madre debería propiciar.

¡21 años! Felicidades hijita…

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “21 años!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s