Celebremos la gracia de Dios…


En un par de meses, en VidaNueva San Salvador celebraremos “un paquete” de eventos con el pretexto de estar cumpliendo 20 años como Iglesia. El sólo pensarlo suena a algo increíble… este mes de Junio habrán 20 años transcurrido desde que comenzamos en una pequeña casita en la Ciudad Satélite… apenas a unas cuadras del actual Campus Miralvalle. En una reunión de trabajo esta mañana con David e Iván -responsables de planificar, organizar y producir todo lo que entonces sucederá- acordamos que nuestro deseo es celebrar la gracia de Dios para con nosotros como Iglesia… una gracia presente incesantemente a pesar de nuestras fallas y errores… abrumadora y animante… y muy esperanzadora para lo que nos espera en el futuro.
Me gusta.

Piénsalo. La gracia de Dios es el elemento principal en la vida de cada seguidor del Rey y en el ministerio de cada Iglesia. Como pastor, puedo recordar incontables ocasiones en las que hemos palpado su intervención a favor nuestro… por pura gracia. No es raro que yo explique lo bueno que ha pasado en VidaNueva con la frase “a pesar de nosotros, no a causa de nosotros”. A menudo ni siquiera fue porque oráramos o por “estar en el centro de su voluntad”… simple y sencillamente porque al Rey le plació glorificarse en nosotros usando detalles de todos tamaños para hacernos constar de que no se trataba de un logro humano. De igual forma podría asegurar que las cosas que no han salido bien entre nosotros sucedieron “a causa de nosotros… y a pesar de que Dios nos dijo que no lo hiciéramos de esa manera”. La gracia de Dios nos ha sido favorable.

Esta noche quiero animarte a celebrar la gracia de Dios en tu vida. Por experiencia personal te digo que un vistazo consciente a la intervención inmerecida de Dios en mi diario vivir o en el ministerio que él me ha encomendado es una práctica muy saludable para aplacar el orgullo personal, la inconformidad con otros o el espíritu negativo que a veces nos embarga. Al mismo tiempo, ver hacia atrás buscando los momentos en los que su gracia apareció -está allí, aunque no la veas- me llena de confianza para lo que está por suceder. Saber que seré acompañado del favor de Dios -sólo por su gracia- me hace estar seguro de que, venga lo que venga, debo trabajar hasta el final… sabedor que su gracia nunca es en vano. ¡Qué tremendo pensamiento!

No des por sentado ni pases por alto el favor de Dios. Celebra constantemente su gracia en tu vida. Habla de ella… dale la gloria a Él… ten cuidado de creer que tus logros son tuyos.
Dios está con nosotros… ¿qué más necesitas? ¿qué más puedes pedir?

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s