¿Denegado o Aprobado?


Jacobo y Juan se atrevieron. Personalmente creo que les ganaron a todos los demás… en El Salvador diríamos que “se los madrugaron”. Descaradamente (y utilizando a su propia madre) se acercaron al Rey y -delante de las narices del resto de la banda pero muy probablemente en voz queda- desarrollaron una conversación que más o menos debe haber sido así (te lo narro con mucho respeto por la Palabra, pero con cierta licencia artística):
Hermanos-Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos.
Jesús- El les dijo: ¿Qué quieren que les haga?
H-Tú sabes Señor… nos gustaría tener algunos privilegios permanentes en la eternidad… ya que nos prometiste reinar quisiéramos sentarnos a la par tuya… uno a cada lado tuyo…
J-¡Ustedes no tienen ni idea de lo que están pidiendo!… el precio a pagar para estar en posiciones así es un sufrimiento muy alto… ¿creen ser capaces de aguantar lo que sea por conseguirlo?
H-¡Claro que somos capaces!
J- Miren, de que van a sufrir, van a sufrir… perr el sufrimiento en sí no garantiza que recibiran lo que piden… además esos puestos están ya reservados
Por supuesto, sabes lo que viene a continuación… el resto de los discípulos “comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan”… Jesús aprovechó la oportunidad para enseñar uno de los principios más importantes del cristianismo… sus seguidores no son como el resto de movimientos del planeta… en el cristianismo el que se agranda será achicado… y el que se achique voluntariamente será grande… el Hijo del Hombre es el mejor ejemplo de esto ya que “no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”.

La cara de los discípulos debe haber quedado roja de vergüenza… especialmente la de Jacobo y Juan. Probablemente conoces la sensación que queda luego de haber considerado hacer algo atrevido por mucho tiempo… y cuando te decides a hacerlo, las cosas salen completamente mal. Los Zebedeos se quemaron… se dieron color no sólo delante del Rey, sino delante de todos sus compañeros… y la promesa de los tronos no les fue concedida. Si su petición hubiera sido por escrito, la habrían recibido con un gran sello transversal con la palabra DENEGADO.

Pero la historia no termina allí… la comitiva siguió su ruta y entró a Jericó… allí, en el gentío propio de cualquier ciudad amurallada otra persona tuvo la osadía de pedirle algo al Rey… en este caso un mendigo (Bartimeo) quien -contrastando con los Zebedeos- no habló suavemente, sino que gritó a voz en cuello:
-¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!
No reclamo ninguna promesa… solo pidió misericordia. Al fin y al cabo era un mendigo que estaba acostumbrado a entender su lugar en la vida… no pidió grandezas… solo misericordia. El resultado… un millar de “ssshhhhh” le fueron lanzados diciéndole que se callara y no molestara a Jesús… pero eso no lo amedrentó ni un segundo. Por segunda ocasión volvió a la carga y clamando “mucho más” dijo:
-¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
Lo que viene a continuación en la historia es fascinante. Jesús se detiene… le manda a llamar… Bartimeo corre despojándose de su posesión más preciada (su capa) y escucha de labios del Rey la mismísima pregunta que este le hizo a Juan y Jacobo unos momentos antes:
– ¿Qué quieres que te haga?
No tronos. No poder. No posición. No prestigio. No cercanía.
-Maestro, que recobre la vista… yo solo quiero ver.

Marcos 10:52 dice…” Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino”. Si su petición hubiera sido por escrito, la habría recibido con un gran sello transversal conteniendo la palabra “APROBADO”

Dos peticiones. Dos motivaciones. Dos actitudes. Una pregunta. Dos respuestas distintas: Aprobado o denegado.
¿Con quien te identificas en tus oraciones? ¿Con Jacobo y Juan… o con Bartimeo?
Creo que la clave está en la actitud…

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s