¿Alguien ha visto una piedra de molino disponible?


Algunas cosas en la vida simplemente no nos son convenientes. Punto. Por supuesto, no es difícil distinguir lo inconveniente de actividades directamente dañinas -como fumar, beber o comer en exceso- o incluso de actitudes destructivas que se nos terminarán revirtiendo (como los celos, la envidia o los prejuicios). Esta noche quiero llamar tu atención hacia una de esas situaciones que no advertimos con facilidad que nos son convenientes, pero que sí lo son… algo que se hace claro especialmente después de escuchar la clara enseñanza de Jesús.
Te cuento.

En Marcos 9:42, mientras el Rey tenía a un niño probablemente sentado en sus rodillas (a juzgar por el contexto) y tratando de enseñar a sus discípulos lo contraproducente que es la arrogancia que nos hace querer ser el primero, manifestó que:

Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar.

El pensamiento del Señor es claro… no te es conveniente “hacer tropezar” o “escandalizar” u “ofender” a quien consideras menor (en tamaño o dignidad… el vocablo es mikroteros) porque las consecuencias son tan graves que sería mejor atarte una piedra de molino (su peso oscilaba entre 100 y 2000 libras) y ser arrojado al mar. ¿Qué puede ser peor que la muerte por ahogamiento?… quizás el contexto del pasaje lo sugiere: arder en un fuego inapagable atormentado entre gusanos.

Estoy convencido que este pasaje no tiene la intención de “revelar” que el infierno existe… los discípulos ya sabían de su existencia, Jesús sólo está usando ese conocimiento previo para explicar que la peor de las consecuencias y humillación es el castigo para aquellos que en cruel menosprecio, humillan, ofenden, escandalizan o hacen caer a quienes consideran más débiles. No nos conviene ser arrogantes. No… la enseñanza del Rey lo pone muy claro ¿no crees?

Si eres arrogante quizás seas de los que deberían estar en la búsqueda de una buena piedra de molino y de un lazo. Acuérdate de este pasaje la próxima vez que trates con alguno de los mikroteros en tu vida… tú sabes, uno a quien consideres menor en dignidad dentro de la ilusoria escala de valor social, académico, económico o incluso espiritual que has inventado en tu propia mente.

Por otro lado, este pasaje puede darnos un poco extra que pensar al lanzar algunas granadas de mano en dirección a nuestra teología del cielo, la salvación, la gracia y la seguridad de la salvación. ¿Quiere decir que todos los que son arrogantes van al infierno? ¿Y que pasa con los cristianos que somos arrogantes? Creo que doctrinalmente la respuesta está en entender la dispensación en la que Jesús profirió estas palabras (antes de la cruz)… pero que de todas maneras devocionalmente debería empujarnos a realizar una pregunta diferente: ¿Podemos los seguidores del Rey darnos el lujo de ser arrogantes y menospreciar ofensivamente a aquellos que son “menos” que nosotros?
Hmmmm… o tal vez prefieras preguntar: ¿Alguien ha visto una piedra de molino disponible?
Menospreciar o no menospreciar… la decisión es tuya.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s