La Lectura de la Biblia en las Escuelas…


En El Salvador la Iglesia Evangélica ha tratado de promover en más de una ocasión el que se instituya la Lectura de la Biblia en las Escuelas Públicas durante unos cuantos minutos al día. Estas últimas semanas, el debate en el ámbito socio-político-religioso de nuestro país se ha vuelto una vez más a enfocar en este tema, y nuevamente se ha tornado en una apasionada discusión. Para quienes consideramos que la Biblia es realmente la Palabra que Dios habló y que contiene toda la fuente de la verdad, la idea de que más de un millón y medio de niños entren en contacto con esa verdad nos resulta emocionante… vemos toda suerte de buenas repercusiones en una medida como esta: promoción de valores morales, la recuperación de la conciencia de que Dios existe (aparte de la filiación religiosa a la que cada uno quiera pertenecer), la posibilidad de que se desarrolle una cultura que considere un universo más allá de lo material (por lo que todos se matan en este país de una u otra manera)… la lista de las posibles implicaciones es extensa. Pero ¿hay otros ángulos que deban considerarse?
A mí me parece que sí.

Cada vez que la Biblia se lee una oportunidad se abre. Punto. Lo mismo sucede con cada cosa buena creada por Dios. En el caso de la lectura bíblica dicha oportunidad es tanto para el bien -léase Dios obrando en quien escucha- o para el mal. De todos es conocido como la Palabra de Dios ha sido mal usada a través de los siglos por personas sin escrúpulos en todas las denominaciones, en casi todas las filosofías y definitivamente en todos los colores del espectro político. Por eso comprendo el temor que algunos líderes religiosos expresan respecto de esta medida. No se necesita ser un pensador muy aguzado para prever como maestros de izquierda o de derecha podrían utilizar pasajes bíblicos sacados de contexto para luego argumentar sus posiciones e indoctrinar niños. No tienes que ser muy astuto para saber que los más agresivos en aprovechar una oportunidad como esta podrían ser los representantes de falsas doctrinas -léase Iglesias heréticas- que impulsarían su propia agenda entrando por esta puerta de oportunidad. Incluso es fácil ver como -por causa del desconocimiento- algunos maestros podrían ser incapaces de contestar las inquietudes que una lectura comprensiva de la Biblia inspira (de eso se trata el leer la Biblia ¿verdad?)… y al no poder contestar correctamente se podría crear una confusión más compleja (o incluso un rechazo) por parte de los niños que escuchen la lectura de la Palabra. Pero ¿No es así la vida? ¿No dejo Dios mismo a los hombres la responsabilidad de usar bien lo que él nos ha regalado (la Biblia incluida)? ¿No nos consideró Dios a nosotros los responsables individuales de nuestros propios actos?

Razona conmigo. Si debemos cuidarnos de lo que puede salir mal… ¿no debería el gobierno prohibir los matrimonios?… un alto porcentaje de ellos sale mal. ¿Y qué de la paternidad?… muchos de los padres y madres de nuestros días hacen un trabajo pobre. Ni tengo que decir que el gobierno falla (¿debería por eso prohibirse?)… o que las iglesias mismas fallamos… si debemos ir en contra de lo que puede salir mal… estaremos yendo contra la vida misma; al menos contra la libertad que Dios nos ha regalado para que la vivamos.

Leamos la Biblia. Punto. Ojalá que el gobierno encuentre una manera más apropiada de legislar esta intención, cerrando los espacios lo mejor posible para evitar que se cometan desmanes (tengo una o dos ideas para hacerlo… pero ¿no las tienen todos los salvadoreños?); sin embargo, si el Presidente decide vetar esta oportunidad de Dios seguimos viviendo en un país en el que todavía se puede leer la Biblia en los hogares… y en el que en las Iglesias se puede y se debe promover el conocimiento de Jesús y su derecho a ejercer el Reino en el corazón de cada habitante de este planeta. Si la Biblia no se lee en las Escuelas ¡asegurémonos de que se lea en las casas!

¿Debemos los creyentes apoyar la lectura de la Biblia en las Escuelas Públicas? Para mí, la respuesta es obvia: definitivamente sí. Promover una vida en la que Dios reine es primariamente nuestra función en la vida ¿Debe el gobierno hacer un trabajo completo en la legislación de un decreto como este? Una vez más, la respuesta es evidente: sí. Promover una sociedad en la que todo funcione adecuadamente es primariamente la función para la que Dios mismo creó al gobierno humano desde los tiempos bíblicos.
¿Somos capaces -iglesia y gobierno- de cumplir nuestras funciones?
Bueno, eso sería tema de una reflexión completamente aparte.
Que Dios ilumine a Mauricio Funes, elegido por la mayoría del pueblo como Presidente de El Salvador y responsable ante Dios del funcionamiento de esta sociedad.

Nos vemos mañana.

7 pensamientos en “La Lectura de la Biblia en las Escuelas…

  1. Respetable señor, yo me pregunto ¿Porqué la lectura de la biblia en las iglesias no ha ayudado a frenar la delincuencia, y pretendemos creer que la lectura en las escuelas de la misma biblia que leen los rosacruces, los ognosticos, los de la secta luz del mundo y otrosm al ser leida en la escuela todo mejorará? Soy una persona que humildemente me considero un estudiante serio permanente de las escrituras, y deduzco que en los pulpito todos los creyentes hemos sido un fracaso para lograr que la paz de la biblia y que Jesus ofreció llegue a nuestra sociedad. Creo que si nosotros como ministros que llevamos una vida integra por la bondad del Señor, no hemos hecho mucho, nosotros que oramos y pedimos grasia y respaldo del Espiritu Santo para ministrar, ¿Cómo un profesorcito sin preparación sin unción, sin el respaldo del Señor logrará impactar las vidas de esos niños y Jovenes. Debe saber que no solo predicamos lo que sabemos si no que tambien nos reproducimos lo que sommos, que clase de espiritu tendrán esos maestros que podrían reproducirse en ess personitas. QUE EL SEÑOR BENDIGA A EL SALVADOR CON PAZ.

    • Gracias por tu comentario Avraham! Dos cosas puedo decir…
      1. Uno de mis dolores más grandes en la vida es precisamente que en El Salvador los creyentes no hemos hecho una diferencia…
      2. Creo que quizás leíste a prisa el artículo… nunca he dicho que al leer la Biblia en las escuelas “todo mejorará”… eso sería demasiado ingenuo.

      Me uno a tu oración: QUE EL SEÑOR BENDIGA A EL SALVADOR CON PAZ.

      J.-

    • No se trata de un predicador ni de la “unción” de un hombre, sino la Palabra del Dios Vivo. No soy de El Salvador, pero lo único que se es que esa bendita Palabra nunca cae al vacio.

  2. Que excelente analisis Julio , la palabra de Dios no hace daño, la palabra de Dios es lo mas valioso que se le puede dar a un pais, si el hombre tergiversa las cosas es por su naturaleza caida, pero al menos se le da la oportunidad a esa palabra de obrar ya que la fe viene por el oir y el oir la palabra de Dios. Que bendicion mas grande fuera que la ley se aprobara.

  3. Gracias a Dios por mi Pastor!…. gracias mi querido pastor por dejarse usar por nuesro Amado Espíritu Santo…. lo que ha escrito es muy acertado…. quien ama a Dios, así lo debe ver…todas estas cosas que estamos viendo en estos últimos tiempos nos asustan pero también nos acerca más a nuestro GRAN DÍA!… por tanto alegrémonos. No nos sorprendamos de que nadie proteste por tanta propaganda de “doctrinas” que cada vez más frecuente se lanza a las calles, con tanta libertad se exponen en las aulas a nuestros hijos…. y nadie protesta porque eso pueda “confundirlos”…. es el enemigo quien descaradamente (y desesperadamente) está en guerra…. Dios nos guarde y .. padres…. instruyamos más a nuestros hijos, ….bendiciones a mis pastores, !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s