No nos alcanzo el tiempo!


No… no estoy hablando de los partidos del mundial de Fútbol que se han tenido que ir a los 30 minutos de tiempo extra! Me refiero más bien a las 12 horas de oración continua que sostuvimos este día en VidaNueva… el objetivo era clamar por las decenas y decenas (yo diría que un poco más de un centenar) de peticiones de miembros de nuestra Iglesia que no tienen trabajo o que tienen una situación financiera difícil en sus familias. Un grupo de “guerreros de oración” comenzó temprano por la mañana.. y durante el día muchos (muchísimos diría yo) llegaron a orar unos momentos (algunos por horas, otros unos cuantos minutos)… algunos de los grupos de jóvenes se unieron al esfuerzo desde sus cultos y yo mismo me incorporé al grupo principal de oración lo largo del día en varias ocasiones para interceder por otros.

A las 7 PM, unos 15 o 20 jóvenes y adultos estuvimos en el cierre de un día sensacional dedicado a la oración. ¡Cuanto me gustó! Juan Magaña (el Director del Ministerio de Oración) tuvo que decir “hasta acá”… y detenernos… al estar haciendo la oración final pensé: “no nos alcanzó el tiempo”…. que paradójico: 12 horas orando y no nos alcanzo el tiempo.

Un día como este le da a uno una perspectiva distinta sobre lo que “orar sin cesar” puede significar. Durante las doce horas -y con algunas breves pausas de adoración- oramos en serio… y -ante tanta necesidad- no nos alcanzo el tiempo. En realidad, así debe ser siempre… hay tantos que están en necesidad… y hay tanto por lo que necesitamos orar… que el tiempo nunca es suficiente.

Esta noche quiero animarte (y me animo a mí mismo) a tener una disciplina de intercesión más fuerte… estoy convencido que es una de las más poderosas maneras de demostrar el amor acá en la tierra y un medio seguro para tocar el cielo con las circunstancias de esta vida.
Ahora… sólo nos queda esperar las respuestas.
Emocionante ¿verdad?

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “No nos alcanzo el tiempo!

  1. Dear Julio,
    Wonderful! I believe the next significant movement of God among His people in the Americas is the ministry of prayer. We may all feel safer, more secure, in a world held up in prayer before the Almighty God. Job confessed when he quieted his soul before God, “De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.” If we are to see the blessed Lord in our circumstances, lovingly acting on our behalf, surely prayer must be the precursor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s