Sed agradecidos…


leo_018
Saludos desde algún lugar en la ruta hacia Hammond en el Estado de Louisiana. Allí está radicada oficialmente la sede de Good News in Action y es también el hogar de Leo y Loyce Humphrey, una pareja excepcional a quienes Dios llamó hace más de 40 años para servir en la expansión del Reino. Los Humphrey dedicaron mucho de las últimas tres décadas a causar un impacto en América Latina. Como sabes, Leo fue a estar con el Rey permanentemente hace más de tres años… Loyce sigue en Hammond, todavía “al pie del cañón”. Viajé desde San Salvador saliendo este mediodía (con Steve y Pam) en un viaje relámpago, para participar de un homenaje que en GNIA daremos a Loyce con motivo de su retiro oficial del ministerio después de más de 39 años de servicio… ofreceremos un banquete especial para celebrar a Loyce y honrar a Leo. Mis planes son estar en Hammond apenas dos días y viajar de vuelta el sábado temprano en la madrugada para estar en el púlpito de VidaNueva el domingo por la mañana. Me gusta.

La idea de esta ceremonia es honrar a alguien que ha estado “tras bambalinas” sirviendo a menudo de una forma anónima, o por lo menos sin recibir la atención y el agradecimiento personal directo de aquellos beneficiados por su ministerio. Este es el caso de muchas esposas de pastores y evangelistas… pero también lo es para incontables hermanos y hermanas que sirven sin ser vistos o apreciados a la luz pública. No me mal entiendas… estoy 100% de acuerdo con quienes afirman que el servicio para Dios no se hace “para ser visto”… quienes lo hacen deben realizarlo sin esperar ser reconocidos y sin sentirse mal si así no sucede.
Esa es la buena actitud que cada uno que sirve debe tener.
La buena actitud de quienes recibimos el servicio incondicional de ellos debe ser agradecérselos.

La mayor parte de veces no es necesario una ceremonia, ni un banquete o una bonita placa para poner en la pared. ¿Sabes? un sonoro “gracias”, una palmada en la espalda, una mirada a los ojos (acompañada de tu más sincera sonrisa) mientras le dices cuanto aprecias el servicio o la ayuda de quienes te sirven es suficiente. Piénsalo. Estoy seguro que en tu iglesia los hay por montones. Estoy seguro que en tu familia pudiera (y debiera) haber más de uno. Es la maestra de la escuela dominical (o su ayudante), el diácono que acomoda las sillas, el ujier que acomoda los vehículos en el estacionamiento, la secretaria que se queda horas extras, la esposa del líder que sirve como una extensión del ministerio de su esposo… solo tienes que abrir los ojos y verás que están allí. Hay algunos en tu oficina (aunque no lo creas).

Qué diferente sería la vida en nuestro mundo si fuéramos agradecidos. Pero… no es necesario que todos lo sean… basta con que tú y yo hagamos del siguiente versículo uno de los lemas por los cuáles vivimos:

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Te desafío a que te levantes en estos momentos y busques adonde y con quién practicarlo.

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Sed agradecidos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s