¿Puedes ver a Dios en tu realidad?


1189
waldo
¿Te acuerdas de aquellas caricaturas en los que tenías que buscar a Waldo, un peculiar personaje escondido entre un millón de caracteres y detalles en medio de una escena común… ? (como la que aparece justo arriba de estas líneas). Bueno, creo que jugamos a lo mismo con Dios… y al no visualizarlo fácilmente, concluimos erróneamente que él no está allí.

Esta noche estoy escribiéndote para recordarte de un principio sencillísimo, pero muy necesario para los seguidores del Rey: Dios está en todos lados… el problema es que la mayor parte de veces no lo vemos… porque no sabemos como buscar.
Estoy leyendo (releyendo, revisando) un libro que todavía no termino de digerir y del que te contaré despacio cuando lo haga. Me refiero a “La Vida que Siempre has Querido” escrito por John Ortberg… el capítulo de apertura del libro señala acuciosamente la incapacidad generalizada de ver a Dios en las realidades cotidianas de nuestras vidas..
Hmmm… a mí me parece que es algo escandalosamente común en nuestros días. Es preocupante; pero peor…tengo que confesarte que la mayor parte de veces no lo veo en los lugares “cotidianos”… simplemente porque no lo ando buscando.

Quizás por la lectura del libro en mención, o como parte de lo que Dios me está enseñando estos días me he vuelto más consciente de como todos los seguidores del Rey tendemos a dividir nuestras vidas en dos gigantescos compartimientos: nuestra vida cristiana y la vida real. El primer compartimiento es el vivido en el medio que se supone debe ser religioso: tu Iglesia, tu grupo pequeño, tus reuniones con amigos cristianos o los momentos espirituales en tu casa (en tu tiempo devocional, o cuando oras con tu familia)etc. Pero -si eres un cristiano “promedio”- el resto de tu tiempo (y de tu espacio) lo ocupa la vida normal: trabajo, estudios, salidas al cine, fútbol, reuniones con amigos/amigas, compras, diversiones, viajes, vacaciones… etc., etc., etc.

En el compartimiento de la vida Cristiana, esperas que Dios esté presente aunque no lo sientas.
En el compartimiento de la vida normal, esperas que Dios sólo se aparezca en situaciones extraordinarias.
Como consecuencia de esto, no ves a Dios en todos lados.

Dios está en todos lados… el problema es que la mayor parte de veces no lo vemos… porque no sabemos como buscar. Conversé con “un buen cristiano” esta tarde con un conflicto personal causado por la imposibilidad de ver naturalmente a Dios en su medio de trabajo. Le animé a “ver a Dios” con los ojos de la fe consciente… algo que puedes hacer tú en tu mundo personal. Déjame darte un ejemplo personal.

Hace apenas un par de horas fui de compras al supermercado con mi esposa y con mi hija mayor. Ahora, si me conoces sabes que una de las cosas que menos disfruto en la vida es “ir al súper” (a “hacer el mercado” como dicen en Sur América)… para que me entiendas quizás baste decir que preferiría tomarme dos cucharadas de aceite de hígado de bacalao (renunciando a la posibilidad de beber agua inmediatamente) antes de ir de compras al supermercado. Creo que captas la idea. La cosa es que estaba en el supermercado esperando a que Patty terminara de comprar y me pregunté “¿Cómo ver a Dios en este lugar hoy en la noche?” Un supermercado no forma parte de “la vida cristiana” de nadie… ni siquiera de la de un pastor. No fui allí tampoco con propósitos “espirituales”… no llevaba mi Biblia para leerla, ni participé de una reunión de oración entre los pasillos de comida… no me detuve a predicar por las cajas registradoras.
Entonces… ¿Cómo ver a Dios allí?
Las respuestas me abrumaron:

-Dios me aseguró que estaba en la simple realidad de que me dio la salud para ir al supermercado.
-Dios me aseguró que estaba en el hecho de haber provisto dinero para alimentar a mi familia.
-Dios me aseguró que estaba en el hecho que me ha dado una esposa que me ama lo suficiente como para hacer las compras (y cocinar!) para mí y para mis hijos mientras muestra la mejor de las actitudes.
-Dios me aseguró que estaba en que me ha provisto de los medios para ir y venir de este lugar.
-Dios me aseguró que estaba en el hecho que me ha nombrado “su embajador” representándolo ante todos los presentes.
-Dios me aseguró que estaba en el hecho que me hizo pensar en él estando en el supermercado
-Dios me aseguró que estaba conmigo… viviendo su vida por medio mío.
-Dios me aseguró que estaba allí.

Dios está en todos lados… el problema es que la mayor parte de veces no lo vemos… porque no sabemos como buscar.
Mi desafío está noche es que comiences a hacerte el hábito de buscarlo adonde vayas.
Incluso en el supermercado.
Créeme, es más fácil hallar a Dios que encontrar a Waldo.

Nos vemos mañana

6 pensamientos en “¿Puedes ver a Dios en tu realidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s