¿Es la política la solución que necesitamos?


118916
flag-map_of_el_salvadorEs sábado por la noche y estoy a punto de ir a dormir. Mi mente y mi corazón están listos para enseñar a la Iglesia por la mañana… expondré en el libro de Romanos un juego de actitudes que cada creyente necesita considerar. Me emociona… aunque reconozco que este domingo será «diferente» en VidaNueva. Bueno, debo decir que será diferente en El Salvador… mañana es día de votaciones para elegir Alcaldes y Diputados en nuestro país. Yo iré a votar en compañía de mi esposa y de mi hija mayor… deseo lo mejor para mi país y quiero que cada uno de mis conciudadanos tenga las oportunidades debidas para llegar a ser lo que Dios les tiene preparado. Me parece que la excesivamente larga campaña electoral (traslapada con la campaña para las elecciones presidenciales en unos dos meses) ha hecho mella en la psiquis de cada salvadoreño. ¡Tantas promesas! ¡Tantos ataques! ¡Tantas palabras…! Después de mañana ya les llegará a los políticos el tiempo de la verdad… ¡Qué gran responsabilidad para quienes saldrán electos!

Soy creyente y tengo mi propia opinión en cuanto a la política partidarista… y sobre el papel que los cristianos debemos jugar en «ese mundo» tan… tan… complejo y corrupto. No digo que cada político sea corrupto… no. Pero sí afirmo que el mundo que conforma el sistema político de nuestros países (de componendas, tratos, traiciones, engaño y manipulación) está lejos de ser al que un seguidor del Rey debe aspirar. Lejos quedaron los ideales y los sueños de aquellos que impulsaban «su sistema» (cualquiera que este fuera) en aras de la mejoría de los pueblos que les habían visto nacer y por quienes estaban dispuestos a morir. La política de hoy es más una guerra en la que gana el que demuestra que el otro está equivocado que un proceso en el que se proponen soluciones tangibles a problemas reales causados por la maldad y la irresponsabilidad del hombre.
¿Es la política la solución que necesitamos?
No. Punto. Ingenuos son quienes creen que un partido (de derecha o de izquierda) pueda traer la justicia que tanto necesitamos. Justicia habrá cuando el Rey se siente en su trono… ni un segundo antes.

La solución es que el reino de Dios descienda a la Tierra.

No, no soy cínico… pero he observado a demasiados políticos hacer demasiadas promesas y mutar (gradual o repentinamente) sus agendas a posiciones acomodaticias después de haber logrado un grupo de adeptos. Creo que la política partidarista es una de las mejores vitrinas de la naturaleza humana caída… con todo y sus colores, sus cantos, sus banderas y sus cerradas posiciones. Lamentablemente la política sucede también en el ministerio… y la naturaleza humana también se hace plenamente visible en ese entorno.

Ahora, no me mal interpretes… estoy convencido que cada creyente debe ejercer su derecho (y deber) de votar. Como te dije, pretendo hacerlo entrada la tarde (después de predicar los tres cultos de la mañana en VidaNueva). Por quién votaré no sólo no es relevante para este blog… sino que de hecho creo que por ser un ministro del evangelio es incorrecto (amoral, indebido, anti-ético e incluso ilegal) que yo use mi influencia para inclinar la opinión de nadie hacia cualquier lado del espectro de los partidos. Cualquier pastor que se rebaje a hacerlo sólo muestra que se equivocó al escoger la trinchera desde donde se proponía cambiar la sociedad… y automáticamente pierde mi respeto personal (lo que quizás no sea tan importante ¿verdad?)

Habiendo dicho todo esto… como líder siento compasión por los funcionarios que serán electos y la enorme responsabilidad que yacerá sobre sus hombros. Me carga el que necesitan conocer al Rey… y el que alguien debe hablarles de Jesús. Oro por ellos… pienso en el costo que pagaran sus familias y en el riesgo que corremos quienes les elegiremos.

Si no eres salvadoreño… sería interesante saber si la realidad de tu país es muy diferente a la nuestra.
Si eres salvadoreño y lees este blog el día de las elecciones… ve a votar.
Si lo lees hasta el lunes… te animo a que empieces a orar por quienes conducirán una parte fundamental de nuestro futuro humano… mucho lo necesitan ellos, y más lo necesitamos nosotros.
Yo, me comprometo a votar por quienes considero que son la mejor opción (aunque no la solución) y orar por quienes salgan electos.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s