Dios es Soberano II


Buenas Noticias sobre Christian Meléndez. Recibí un correo de sus papás diciéndome que la operación de 8 horas que hicieron en su carita fue todo un éxito. Te animo a que revises la entrada en la que te conté de él (Christian y Christian) y que leas el comentario hecho por Cristo y Georgina (sus papás). A Dios gracias, Christian está ya en la casa recuperándose con poco dolor… sigamos orando!!!

Ahora sí…
Ha sido un día extenuante. Esta mañana tuvimos mesa del Señor en los tres cultos… así que cada servicio fue unos minutos más largos de lo normal. Esto hizo que prácticamente no hubiera tiempo entre servicio y servicio, por lo que terminó siendo (o al menos sintiéndose) como un solo culto de 5 horas de duración. Pero fue muy bueno. Siempre me gusta el tiempo de comunión por su profundo significado en la Biblia. La tarde de domingo transcurrió entre visitas y reuniones… por lo que me siento un tanto cansado. Esta noche sólo tengo deseos de acostarme… pero antes te cuento una pequeña inquietud que me quedó de lo que enseñé hoy en VidaNueva (puedes escuchar o descargar el mensaje acá)

Lo que hemos aprendido de Romanos 9 es que Dios es fiel, justo y soberano. Él es sabio para escoger nuestras circunstancias. Es fiel para cumplir sus promesas… y haga lo que haga está siempre en lo correcto. Como veremos más adelante, Dios también es paciente y soporta la insolencia que demostramos de continuo ante él al oponernos a sus decisiones. Sólo esos atributos me dan suficiente para rumiar por largo tiempo un aspecto del carácter de Dios. Mi pregunta para ti es: ¿Cómo aplicas esa realidad a tu vida? ¿Cómo digieres el hecho de que a veces no estás de acuerdo en tu lógica con las decisiones que Dios toma? Aquí te van algunas actitudes que debes considerar a la hora de enfrentar la soberanía de Dios. Algunas son evidentes… otras quizás sean dignas de que les des un poco de pensamiento más profundo:

Puedo someterme a su soberanía cuando…

1. Acepto el desafío del plan de Dios para mí: su propósito para mi vida en esta tierra es ser como Jesús.
2. Acepto de antemano que Dios siempre tiene la razón. El no se equivoca. (ni siquiera un poquito)
3. Acepto que mis decisiones no siempre me han dado resultado: no es raro que yo me equivoque (¿y tú?)… creo que definitivamente me hace falta alguien que tenga un mejor plan que el mío.
4. Acepto que no tengo la capacidad de saber “como terminará mi historia”… y que Dios sí la tiene.’
5. Acepto que él me ama y nunca me causaría dolor innecesario. Para esto es indispensable que entienda que hay dolores y daños que son necesarios… como cuando somos sometidos a una operación quirúrgica. Alguien nos corta, nos hace sangrar, daña nuestros tejidos y nos causa dolor… pero es para nuestro bien.
6. Acepto que cuando él dice que NO, no hay nada (me refiero a nada de nada) que yo pueda hacer para revertir su decisión.
7. Acepto que cuando él dice que SI, nadie puede revertirlo.
8. Acepto que mi falta de sumisión se debe más a mi naturaleza rebelde que a mi razonamiento inteligente.
9. Acepto que oponerme a Dios es insolente de mi parte. Él es el alfarero… yo solamente soy un poco de barro. (Y me siento honrado porque ha decidido hacer algo valioso de mí).
10. Acepto que Dios es Dios… y que yo no lo soy.

No sé que creas tú… pero me parece que esto de la soberanía de Dios no tiene mucho que ver con nuestra decisión de aceptar que él es soberano. ¡Lo es sin nuestro permiso!

Y tú… ¿en cuáles áreas no aceptas la soberanía de Dios?

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Dios es Soberano II

  1. Es fácil hablar de la Soberanía de Dios, lo difícil es pasar por una situación difícil y mantenerse firme, de pie esperando en El. Cuando eso me pasa recreo en mi mente Su pasión y muerte, también Su resurrección, y sólo me concentro en que Dios es real y punto. Entonces sé que es el mejor momento de adorarle y alabarle como mi Padre que es, Dios es Bueno. Cuántas veces he sentido que me falta el aire, y las piernas quisieran debilitarse, pero el cristiano tiene que creer que El nos sostiene en sus brazos. Las alabanzas ayudan mucho en este proceso.

  2. Es dificil tener que aceptar el rumbo que quiere Dios que tomen nuestros pasos y las cosas que nos rodean.Me costo aceptar la muerte de un hermano
    hace tres años era tan, tan, pero tan bueno como dices tú en varias ocasiones en el culto que estoy casi seguro que esta en el cielo y me cuesta creer lo contrario porque lo quise mucho.Pero nuestro Dios es soberano un ser tan supremo que nadie lo supera es nuestro padre.Que Dios te bendiga
    Julio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s