80 años perdidos en tres días…


Saludos desde San Salvador. Si me has seguido la pista estos últimos días sabes que salimos esta madrugada desde Managua junto con el equipo de VidaNueva con el que ministramos juntos en aquella ciudad. El viaje de 10 y media horas fue excelente… bueno, tan excelente como puede ser un viaje de 10 horas y media en Centro América. Lo cierto es que llegamos “sin novedad” a eso de las 3:30 PM, justo a tiempo para dar mi devocional semanal al staff de Radio Progreso. El resto de la tarde y la noche transcurrió entre una cena con mis hijos (¡finalmente!), un par de diligencias personales y una visita a uno de nuestros jóvenes internado en un hospital de la ciudad. Son las 10:30 PM y -créeme- estoy listo para derrumbarme y dormir en mi cama. En estos momentos para mía hay muy pocas cosas mejores que mi cama sobre este planeta… pero antes quisiera contarte algo de lo que pensé hoy.

Lo mejor del viaje de regreso es que pude leer… al menos 8 de las 10 horas. Leí mi Biblia temprano por un buen rato y luego terminé el libro del que te hablé la semana pasada (puedes leer lo que escribí acá). Entre una cosa y otra encontré y medité un poco sobre la historia que se encuentra en 1Reyes 12… aunque la había leído muchas veces antes me hizo pensar mucho… así que terminé compartiéndola a los jóvenes de Radio Progreso… y luego a mis hijos en la cena. Así que creo que lo justo es que te la comparta a ti también.

Para ser breve te recuerdo que hablo de la historia de Roboam, el hijo que sucedió a Salomón en el trono. Este muchacho cometió uno de los errores más egoístas de la historia, y con consecuencias más funestas… por decir poco. Al morir Salomón, Jeroboam -el adversario principal de Roboam- se presentó ante el nuevo rey para ofrecer un convenio de paz si este se dignaba a ser un gobernante menos exigente y opresor que su padre. La petición rezaba así:

Tu padre agravó nuestro yugo, mas ahora disminuye tú algo de la dura servidumbre de tu padre, y del yugo pesado que puso sobre nosotros, y te serviremos.

Sensato ¿verdad? Cualquier rey novato habría dicho que sí en un dos por tres. Pero Roboam hizo entonces tres cosas:
1. Pidió tres días para pensar la respuesta.
2. Consultó a los ancianos que habían servido bajo su padre. Estos le recomendaron que sirviera a su pueblo comprometiéndose a ser un gobernante más magnánimo que su papá. Ellos le dijeron:

Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos te servirán para siempre. 1Reyes 12:7

¡Buen consejo!… un consejo sensato de hombres sensatos que sirvieron bajo un rey sensato. Pero a Roboam aparentemente no le pareció. Exigía demasiado de él… no le gusto eso de “servir al pueblo”

4. Consultó entonces “a los jóvenes que habían crecido con él”… sus amigos (amigotes, cheros, cuates, panas… o como les quieras llamar). Estos le contestaron lo que él andaba buscando: se más severo que tu papá y hazlo bien claro para que todos te teman. Literalmente dijeron:

El menor dedo de los míos es más grueso que los lomos de mi padre.
Ahora, pues, mi padre os cargó de pesado yugo, mas yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones. 1Reyes 12:10-11

En realidad, la respuesta de los jóvenes en el texto hebreo da palabras que por su vulgaridad tuvieron que ser suavizadas por los traductores al español… baste decir que la referencia a los lomos en la Biblia está ligada con la virilidad masculina. ¡Increíble!

Lo peor del caso es que (¡por supuesto!) Roboam desechó el consejo sabio de los ancianos y tomó el consejo cómodo de sus amigos. Creo que aquí se combinó una de esas actitudes clásicas en las que alguien pide consejo a varias personas hasta encontrar a uno que le diga lo que quiere oír con la inmadurez propia de aquellos que te aconsejan lo que es más cómodo para ti… y por tanto más atractivo. ¿Te has dado cuenta que los amigos que te conocen desde chico -especialmente si todavía estás joven- rara vez te aconsejan en contra de tu carne? Es raro que alguien te aconseje “sigue aguantando”, “toma dos empleos”, “paga tus impuestos”. “se responsable”, “se amable”… casi siempre es lo contrario. Carnalidad + carnalidad es una mala operación… y siempre termina en desastre. El fin de la historia es que el pueblo se rebeló contra Roboam… y la nación se partió en dos pedazos: 15% se quedó con el rey, y el otro 85% se separó para formar un nuevo reino (llamado Israel o Reino del norte)… que eventualmente fue conquistado por extranjeros y corrompido totalmente.
La unidad y fortaleza que a David y Salomón les tomó 80 años formar… Roboam las perdió en tres días.
Y todo por escuchar malos consejeros.

Te hago la misma pregunta que hice a mis hijos al estar cenando esta noche: Cuándo estás en una crisis o en un dilema ¿Quién es tu consejero? ¿Buscas consejo en varios hasta que alguien te dice lo que quieres oír? ¿haces caso del consejo de los sabios? (porque todos sabemos reconocer el buen consejo al escucharlo). ¿Tienes un amigo o amiga insensatos a quien escuchas sólo porque le tienes confianza?
Ten cuidado… puedes destruir con una decisión lo que le ha tomado al Rey años formar en ti. Y el resultado puede llegar a ser irreversible. Por eso, si estás por tomar una decisión o estás en un dilema recurre a aquellos que Dios ha puesto como sabios y consejeros a tu alrededor. Escucha con tu oído atento a lo que tienen que decir… y aunque no te sea cómodo ¡pon manos a la obra y deja de andar preguntándote qué hacer! En mi vida he visto demasiados “Roboames” como para no saber que una mala decisión puede hacer que tu vida termine en la basura…

¿Qué crees?

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “80 años perdidos en tres días…

  1. Hermano Julio,
    El derecho a! Es fácil destruir en un momento lo que el Espíritu de Dios construye pacientemente durante toda su vida. Una mala decisión puede poner fin a la bendición de Dios en una vida. Mira cuántos buenos hombres de Dios cayó como consecuencia de una relación abusiva, un momento de la codicia, o una elección hecha por el orgullo. Dios nos ayude a no ser como Rehoboam!
    Don

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s