1Corintios 15:58


¿Alguna vez te has sentido como si lo que haces en tu vida no es apreciado o no vale la pena? Me refiero a esa sensación en la que parece que no hay nadie que te anime en tus esfuerzos por “mejorar”. Es todavía más difícil si estás empeñado en seguir a Jesús; quizás es porque la vida cristiana cuesta. Incluso si eres conocido por ser “muy espiritual”… estoy seguro que tienes algunos momentos fugaces en los que cuestionas algunos de estos esfuerzos o sacrificios. Bueno, Dios dejó un pequeño versículo para ti (y para mí)… está ubicado al final de un largo argumento en el que se valida nuestra fe por medio de la resurrección… hablo, por supuesto, del capítulo 15 de Corintios. 1Corintios 15:58 dice:

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Varias cosas sobresalen en este pasaje. De alguna manera, Dios me ha estado recordando de estos principios, creo que en parte para animarme a mí… y en parte para que anime a otros. Este día compartí estos principios en dos escenarios diferentes (el Staff de VidaNueva y el de Radio Progreso). Por si te ayuda, aquí te cuento lo que encuentro en este pasaje tan especial:
1.        Dios te hace una exhortación a permanecer firme y constante. Bueno en realidad más que una exhortación es un mandamiento directo. Las palabras acá empleadas hablan de la habilidad de permanecer inconmovibles en la presencia de fuerzas externas. Después de más de 37 años de cristianismo sé que no muchos tienen ambas cualidades… algunos cristianos son firmes pero no constantes… he visto a otros ser constantes pero no firmes. Cómo te he dicho antes, la carrera cristiana es de distancia (no de velocidad)… y en ella muchos caen para no seguir más. Las fuerzas contrarias que operan contra nosotros son demasiado impetuosas (el mundo, la carne, Satanás)… y muchos que “pensaron estar firmes” cayeron cuando menos pensaban. ¿Sabes?, estar firme no es algo que pasa por casualidad… es el resultado directo de una actitud en la que tú y yo estamos agarrados del Señor y pendientes 24/7 que nada nos tumbe.
2.        Dios te hace un desafío a seguir adelante creciendo en la obra del Señor siempre. Piénsalo, ¿cómo puedes estar firme y constante? Bueno, por cuestiones gramaticales entendemos que el pasaje indica que se hace creciendo en la obra del Señor siempre. La palabra “siempre” me inquieta. Muchos descansamos en épocas antiguas en las que crecíamos en la obra del Señor… pero tal etapa de crecimiento es ahora apenas un lejano recuerdo. Quizás tú mismo gozaste de períodos en los que crecías en la obra del Señor mientras el Señor de la obra crecía en ti… pero algo te apagó. Tal vez estás en el proceso de enfriarte y te estás –poco a poco- alejando de la pasión que una vez el Rey despertó en ti. ¡Alto! ¿No crees que Dios puede –y quiere- regresarte al estado espiritual que una vez disfrutaste?
3.        Dios te recuerda que tu trabajo en el Señor no es en vano. El propósito del versículo se hace claro al leer esta frase. Hmmmm… tu trabajo hecho en el Señor (tu esfuerzo, tu labor, tu obra, tu faena, tu servicio, tu ministerio) no es en vano. Vale la pena: Afecta vidas, transforma la eternidad de las almas, evita desgracias, restaura a gente de la miseria. Y lo mejor de todo… Dios se da cuenta de lo que haces… así que no es en vano.

Déjame refrasear la pregunta con que abrí la entrada de este blog: ¿Vale la pena tanto esfuerzo? Bueno, si alguna vez tocan a la puerta de tus pensamientos dudas sobre la validez de tu esfuerzo para seguir adelante creciendo o para ministrar en el Señor… deja que 1Corintios 15:58 vaya a abrir: él dirá que tu trabajo en el Señor no es en vano.

Nos vemos mañana.

14 pensamientos en “1Corintios 15:58

    • Gracias por el aliento amado hermano, pastoreo una iglesia, pero además tengo una familia sedienta de Dios, muy aparte de mi esposa y los proyectos que tenemos a los 60 años.

  1. AMEN!! y gracias sean dadas a Dios que nuestro trabajo en el Señor no es en vano porque Cristo resucitó y es su resurrección la que nos garantiza la validez de nuestro trabajo asi como también nuestra propia resurrección, justificación, regeneración, salvación, guauu increíble que aunque solo hacemos lo que Dios ha preparado de antemano para que hagamos igual recibimos recompensa.

  2. Pingback: 1Corintios 15:58 (Otra vez) « jcontreras.com

  3. Esta entrada me animo a seguir adelante 🙂 precisamente ese dia, me habia cuestionado para que es que seguia esforzandome por vivir como vivia (luego de ser regañado x mi mom =| jeje ).

    En ese momento me di cuenta que era tonto que me estuviera preguntando eso; pero no me pude justificar por que razón debia seguir haciendolo, solo sabia que era bueno; habia olvidado que nada que haga para la gloria de Dios es en vano. Gracias por recordarmelo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s