Jeremías 12:5


Hey, Antes de empezar quiero animarte a que llenes la encuesta. Dale una vistazo acá y contéstala… sólo te tomará unos instantes.
Ahora sí… pasemos a lo nuestro. Jeremías 12:5 es uno de mis pasajes favoritos en toda la Biblia… cada vez que me lo encuentro desafía mi alma… y hoy en la tarde me volvió a pasar. Este texto me hace reflexionar en cuanto a los costos de la visión que Dios me ha dado… y me permite cambiar el enfoque de mis circunstancias al panorama más grande de Dios en mi vida. Esta noche creo que debo compartir esto contigo que eres un líder y estás cansado (o desgastado) por las circunstancias en las que te encuentras…
El pasaje surge en el contexto de todo el proceso de lucha espiritual-depresión-reniego-inseguridad-comisionamiento en la relación entre Dios y el profeta Jeremías. Hace años –al estar estudiando el pasaje- me resultó inicialmente difícil definir si el versículo fue dicho por Jeremías o por Dios. Entre más lo pienso, más creo que es Dios interrumpiendo a Jeremías mientras escucha sus quejas. Si te tomas el tiempo de ir a tu Biblia verás que en el inicio de Jeremías 12 el profeta le dice a Dios que no se atreve a disputar con él… pero que va a alegarle su causa. ¡Ja! ¿Le alegarías tú algo a Dios? No sé si yo tendría el valor de reclamarle a Dios cara a cara… pero se que algunas veces me he sentido frustrado por algo en el ministerio y me quejo al estar orando.. o pienso algo al estar a solas… casi como un niño que murmulla entre dientes para que sus papás no le escuchen… aunque quiere que en realidad le pongan atención.
Me parece que Jeremías estaba frustrado… cansado de ver lo complejo de sus circunstancias. Igual que tú y yo lo hemos estado en más de una ocasión. Uno esperaría entonces una respuesta amorosa, tierna, cariñosa y comprensiva de Dios ¿verdad?
Pues no. Dios le interrumpe y le dice en Jeremías 12:5

Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿cómo contenderás con los caballos? Y si en la tierra de paz no estabas seguro, ¿cómo harás en la espesura del Jordán?

Examina el pasaje y dime si llegas a conclusiones similares a estas:
1.        Mis circunstancias actuales pueden compararse a “correr con los de a pie” (nota que ni siquiera corrió “contra” los de a pie). Esta analogía plantea un desafío pequeño… las habilidades que requiere correr con los de a pie no son extraordinarias.
2.        Dios le reclamó a Jeremías (y por lo tanto puede reclamarme a mí) que se cansó cuando ni siquiera había sido exigido en extremo. Sin querer ser irrespetuoso con Dios, creo que él está diciendo(nos): ¡No seas llorón!
3.        Dios está advirtiendo que el verdadero reto está adelante: Jeremías tendrá que “contender contra los caballos”. Una rápida búsqueda en Google me dice que un caballo corre a una velocidad máxima de 60-65 Kms. por hora… ¡ese es un desafío imposible! ¿Cómo puedo esperar enfrentarme con un desafío grande si estoy lloriqueando por mis circunstancias actuales?
4.        La analogía en la segunda parte del versículo es similar. ¿Eres tú de los que en la tierra de paz no están seguros (o no sientes que estas seguro)? ¿Eres una persona llena de temores?. ¿Cómo vas a hacer al llegar a “la espesura del Jordán”?
5.        Sólo por si estás preguntándote lo que sucede en la espesura, acá te van otros pasajes que debes considerar… ¿dime si no ves allí claramente un enemigo más formidable que el que estás temiendo ahora?
a.        El león sube de la espesura, y el destruidor de naciones está en marcha, y ha salido de su lugar para poner tu tierra en desolación; tus ciudades quedarán asoladas y sin morador. (Jeremías 4:7)
b.        He aquí que como león subirá de la espesura del Jordán contra la bella y robusta; porque muy pronto le haré huir de ella, y al que fuere escogido la encargaré; porque ¿quién es semejante a mí, y quién me emplazará? ¿Quién será aquel pastor que me podrá resistir?. Jeremías 49:19
c.        He aquí que como león subirá de la espesura del Jordán a la morada fortificada; porque muy pronto le haré huir de ella, y al que yo escoja la encargaré; porque ¿quién es semejante a mí? ¿y quién me emplazará? ¿o quién será aquel pastor que podrá resistirme?. Jeremías 50:44

Mi conclusión del día de hoy: Si eres líder… ¡No llores! ¿Cómo vas a enfrentar los retos y desafíos más grandes que tienes adelante? No malgastes tus fuerzas en enfocarte en lo que te desanima hoy… adelante te espera una lucha con circunstancias más allá de tu capacidad y desafíos espirituales que son más de lo que puedes manejar.
Orar está bien. Llorar… también. ¿Lloriquear? De ninguna manera.
Nos vemos mañana.

11 pensamientos en “Jeremías 12:5

  1. amados estoy aqui por que en un momento dificil,Dios me motivo a abrir la biblia y mire este pasaje,no sabia a quien iva dirijido pero lo se ahora,Dios nos llevara a la victoria

  2. definitivamente espectacular a mi me pasaba lo mismo me han pasado tantas cosas y yo decia porke todo a mi ahora se porke todo a mi me esta preparando para competir con los mas grandes

  3. Salen lágrimas de mis ojos al leer este estudio pues, he estado atravesando por muchas ¨circunstancias¨y en mi tristeza abrí mi Biblia que estaba marcada en Jeremías 12 (que de hecho me impactó pues estaba en la misma situación que el profeta) y no entendí bien el final y busqué en google y encuentro esto y es Dios hablandome a mi …Dios te bendiga por dejarte usar de tal manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s