No hay iglesias perfectas, pero…


Estoy por dormirme, y me siento alegre, muy alegre… todavía estoy un poquitín eléctrico de los eventos de esta noche. Esta tarde aterrizamos en Comalapa (San Salvador) y me dirigí directamente a la Iglesia. Ahora, recién acabo de llegar a casa después de terminar nuestra cena navideña como congregación en VidaNueva. Fue una verdadera fiesta… hubo de todo: cantos, alegría, Biblia, conversiones (muchas), conversación a montones, invitados… y sobre todo comida… mucha comida compartida en amor. Fue una verdadera fiesta. Para mí, fue como estar realmente en familia.

Es que, pensándolo bien, las iglesias son como las familias… hay de todos los tipos. Las hay grandes, bulliciosas y alegres; otras son pequeñas y llenas de chismes y rumores… hay congregaciones que son solemnes y “estiradas”… algunas pocas son maduras y solidarias. Hay familias e iglesias pleitistas. Otras son soberanamente aburridas. Puedes encontrar fácilmente las iglesias que son sencillas… y probablemente te sentirás incómodo al pasar un momento con las que son demasiado aristocráticas. De la misma manera las iglesias (como las familias) pasan por diversas temporadas: crecimiento, estancamiento, luto, dolor, frenesí, paz, inquietud. Casi todas llegan a experimentar profundísimas necesidades financieras y (al igual que las familias) muy pocas gozan de economías pujantes.
Finalmente, al igual que las familias: NO HAY IGLESIAS PERFECTAS.

Sin embargo, a mí me gustan las iglesias. Punto. No puedo concebir la vida sin una iglesia… al menos no la vida cristiana. De hecho, puedo declarártelo desde el fondo de mi corazón de manera muy clara: Es imposible tener una buena relación con Jesús y permanecer fuera de una iglesia local. Aun a riesgo de que te parezca exagerado, pienso que la iglesia local es uno de los mejores inventos de Dios, y que –a pesar de nuestras infidelidades- sigue siendo el vehículo que él usa en esta presente dispensación para afectar espiritualmente al mundo. ¡Gracias a Dios por las organizaciones cristianas fuera de la iglesia! Pero nunca pueden sustituir al plan de Dios: una creciente, cambiante, única e imperfecta congregación local.Créeme, no hay forma de desarrollar tu pleno potencial espiritual si no estás conectado a una iglesia… por eso, esta noche quiero rápidamente desafiarte a “ser parte” de tu iglesia. No me refiero a únicamente asistir a la iglesia… me refiero a pertenecer a tu iglesia y a procurar que tu iglesia te pertenezca. Quiero darte unas cuantas áreas en las que puedes pensar e internalizar para hacer que la experiencia con tu iglesia sea plena. Estas son cosas que como pastor te sugiero que hagas con tu iglesia. Como en otros casos, la lista ni es única ni está completa… probablemente tú puedes añadir otras áreas en la que uno puede participar (y no me molesto si las compartes con todos por este blog). Aquí te van:

  1. Ámala. (¡!)
  2. Ora por ella. Sin el poder de Dios, tu iglesia está destinada al fracaso espiritual.
  3. Asiste. Ve a sus actividades preparado para ser parte. No seas un espectador más.
  4. Trae a otros a que la conozcan. El buen evangelismo siempre incluye la conexión del nuevo creyente con una Iglesia.
  5. Defiéndela. No seas fanático de la iglesia, pero si por alguna razón las cosas no están saliendo bien, no hagas leña del árbol caído. Especialmente, nunca hables mal de la iglesia o de sus miembros delante de tus hijos… si lo haces, lo lamentarás cuando ellos crezcan y abandonen la comunión quejándose que en la iglesia “todos son unos hipócritas”.
  6. Cuídala. Desde la integridad de las instalaciones hasta la integridad de las personas que la componen te desafío a que tengas interés por su bienestar.
  7. Sosténla. Las iglesias son el instrumento del cielo, pero usan el dinero de la tierra.
  8. Asegúrate que continúe. La bendición que es para ti puede llegar a alcanzar a tus hijos y a tus nietos. Una buena parte de esto depende de tu participación con los más chicos… transmite tu amor por la iglesia a los más pequeños.
  9. Sírvela. Dios te ha dado un juego de dones y capacidades espirituales que son únicos… y lo hizo para que aportaras con tu servicio a la iglesia.
  10. Disfrútala. Tal como te dije antes, las iglesias son como las familias… y pueden ser disfrutadas a intensidad si lo intentamos.

Si estás en una buena iglesia… te animo a que no seas tímido ni tibio… saca el máximo potencial de ella. Si por alguna razón no estás participando de tu iglesia (si estás desanimado o decepcionado de ella, si te has retraído)… estás perdiendo tú, está perdiendo la iglesia, y está perdiendo el reino.¿Qué esperas? Dale vuelta a tu actitud y toma tu lugar en la familia.
Tu iglesia te necesita.

 

Nos vemos mañana.

5 pensamientos en “No hay iglesias perfectas, pero…

  1. hno, me parece excelente su exposicion, llena de sencilles y verdad profunda al mismo tiempo. nuestro Señor y Salvador Jesucristo siga bendiciendo su vida . saludos desde mexico.

  2. Hola Julio,,, gracias por tus consejos y enseñanzas en estos días que estuviste en Costa Rica… Fue de gran bendición tenerlos en nuestras 2 familias (casa e iglesia)… Me alegra que llegaran con bien… Alejandro extraña a Julito, ahí se lo saludas!!!

    Gracias Esteban! Para nosotros fue un privilegio estar en San José con ustedes. Saludos de Julito para Alejandro también… y saludos a las dos familias!
    Julio

  3. Julito: Que precioso pensamiento, los hermanos de aca les recordamos a ti y a Patty con mucho amor y aprecio. Calin

    Gracias Calin! Patty y yo también les recordamos con mucho cariño… saludos a todos! Sigan adelante!

  4. Julio :

    Que linda reflexión, vale la pena meditar un buen tiempo en ella. Ya la guardé y la compartiré cunado Dios me lo permita. Gracias por tus consejos… Nunca desfallezcas.

    Fabio Reyes – Bucaramanga – Colombia

    Fabio!
    Que bueno escuchar de ti… saludos a todos por Buca… y adelante en el apoyo de tan preciosa Iglesia.
    Julio

  5. SI, YO AGREGARIA UNA MAS, EL MOSTRAR EL AMOR PARA CON NUESTROS HERMANOS Y PARA AQUELLOS QUE AUN NO SON PARTE DE LA IGLESIA, PERO QUE SE ENCUENTRAN EN NECESIDAD.

    De acuerdo José Luis… una razón más para apoyar a AMA… y para desarrollar la “caridad” como una virtud personal.
    Julio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s