Salmo 41


Ha sido un día muy placentero, mi idea de las vacaciones ideales. Nos levantamos tarde, y nos quedamos en casa disfrutando de la familia. Hablamos con nuestros hijos por teléfono (¡cuánto los extrañamos!) y con otro de mis cuñados… es que hoy se celebra en USA el día más familiar de todo el año: el día de acción de gracias. Hubo comida… mucha comida (sin faltar el clásico pavo –qué por cierto estuvo deliciosísimo)… Ya para terminar el día me siento energizado; acabamos de regresar de caminar con la familia (¡qué frío!) y tengo deseos de leer antes de dormir. Creo que voy a volver a leer el Salmo 41. Me dejó “picado” esta mañana…
Estoy tratando de entender mejor este Salmo (parte de mi lectura de hoy). El pasaje tiene trece versículos que contienen dos secciones. La primera es una declaración de bienaventuranza para aquel que “piensa en el pobre”. La segunda es el relato personal de David acerca de cómo sus enemigos se le acercaron hipócritamente durante su enfermedad (incluyendo un personaje que era tipo de Judas); el relato incluye la petición del salmista a su Señor para que le permita levantarse de su lecho de enfermedad y “darles el pago” a sus adversarios. Creo que entendí muy bien ambas secciones por separado, pero me ha dado trabajo comprender el porqué Dios las dejó a ambas como parte de un solo salmo. Me parece que la necesidad de misericordia ante la necesidad humana es el vínculo común entre las dos partes. Léelo y dime tú lo que crees. Sin embargo un principio muy claro me golpeó el corazón de manera especial. Déjame explicarte.
La primera sección del salmo habla del hombre que tiene un corazón inclinado a los necesitados, David se refiere al carácter de aquel que piensa en el pobre.
Salmo 41:1 dice:
“Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová”
En realidad fue este primer versículo que me hizo detenerme y considerar con que facilidad yo puedo sacar de mi realidad la necesidad que otros sufren a diario. Me tocó el corazón. Me hizo pensar en nuestro ministerio AMA (Amor Manifestado en Ayuda) y en la responsabilidad que tenemos todos de apoyarlo. Llámalo sensibilidad, solidaridad o “conciencia social” (todavía mejor: “responsabilidad social” como está tan en boga en el mundo empresarial)… Dios recompensa a quienes tienen una carga por ayudar a los más necesitados. Si sigues leyendo el salmo verás que la promesa para alguien así es que Dios lo librará en el “día malo”. El día malo tiene una aplicación personal para todos… es el momento en el cual somos tentados y atacados de manera implacable por Satanás y en el que Dios parece retirar su protección de nuestro derredor. Efesios nos habla de la necesidad de vestir la armadura de Dios para resistir en el día malo. Job lo experimentó. Pablo lo describió en 2Corintios 12. Jesús lo sufrió hasta el extremo por nuestro bienestar. Es posible que –a tu manera, en tu realidad- tu también lo hayas pasado. De hecho, estoy persuadido que todos los creyentes experimentamos en un momento o en otro un período de tiempo que se puede denominar el “día malo”. Es más… los versículos 2 y 3 dan algunas implicaciones de este nefasto período de nuestras vidas: “la voluntad de los enemigos”, “el lecho de dolor”, la “cama de enfermedad”. Suena trágico ¿no?. Sin embargo, por alguna razón propia del corazón de Dios, la manera de salir bien librado de este tiempo para ti y para mi es pensar en el pobre. No puedo menos que reconocer que estoy lejos de llenar este perfil. ¿Y tú?.
He visto que los grandes hombres y mujeres de Dios que he conocido siempre se caracterizan por ser personas con este tipo de sensibilidad humana hacia el dolor y la necesidad ajena. Puedo pensar en algunos que estarían dispuestos a quitarse el bocado de su boca y darlo al necesitado… sin dejar que otros se dieran cuenta. Me parece que este amor por el necesitado es un rasgo característico de aquellos que son aprendices de Jesús. En este caso no estoy hablando de conciencia social, sino de la habilidad de conectar con la necesidad del pobre con quien tienen contacto (contrastada con la actitud de los políticos que hablan de los pobres, pero no le tienden la mano al individuo en necesidad). Jesús se compadeció de la persona en necesidad con quien tenía contacto e hizo algo al respecto; ya fuera este un paralítico, una viuda, un ciego, un enfermo…
Mi reto este día es que pienses en el pobre, en el necesitado que está a tu alcance. Si piensas en él estarás listo para hacer algo el día que Dios te de la oportunidad de actuar en su favor. ¿Quién sabe? Puede ser que algún día seas tú (como David en el resto del salmo 41) el que estés necesitado de que alguien haga misericordia contigo.
Nos vemos mañana.

6 pensamientos en “Salmo 41

  1. Qué bendición el salmo 41 hermano Contreras aún no había experimentado esa anciadad por escudriñarlo… Y aún me hizo Dios abrir mis ojos espirituales para tener sabiduría al leer … Qué bendición su aporte Dios lo llené cada día más de su sabiduría y amor hacia las almas

  2. DIOS ES PODER, DIOS ES LEALTAD, DIOS ES AMIGO UNIVERSAL, SÓLO EN DIOS CONFIO, Y A ÉL DIARIO ELEVO MI ORACIÓN, QUE DIFICIL SERÍA LA EXISTENCIA HUMANA SIN LA FORTALEZA DE DIOS EN NUESTRO CAMINO, SUS ANGLES GUARDIANES SIEMPRE ESTAN CON NOSOTROS. EL MAL QUE ME AQUEJA, PRÓNTO SERÁ VENCIDO, POR LA LUZ DE MI SALVADOR , DIOS TODOPODEROSO EN TÍ CONFIO.

  3. Muchos vamos por el mundo pensando que son muchas las personas que viven con muchas necesidades, nosotros los cristianos tenemos la promesa de Dios que nada nos faltará, aun asi pasamos muchas pruebas y vivimos el “día malo” pero solo nos concentramos en nuestro mal momento y no vemos que hay otros que ni siquiera tienen la ezperanza porque no tienen a Dios en su corazón y no hacemos nada por darles la mano o por lo menos (y aun mas importante) por hablarle del plan de salvación de Dios…..muchas veces veo las dificultades de las personas y conmovida le doy gracias a Dios por todas sus bendiciones sobre mi, que gracias a Él siempre tengo que comer, pero no doy el paso siguiente para acercarme al necesitado y hablarle de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s