Otro tipo de misiones…


Esta noche, la velada está terminando un poco más tarde que de costumbre… lo que quiere decir que está terminando realmente tarde para las personas “normales” que duermen 8 horas cada noche como Dios manda. Pero, es por algo que vale la pena… como te dije anoche, hoy se dio una oportunidad de oro para presentar el evangelio en una celebración que resultó servir de maravillas para exponer la Palabra con claridad. Si participas del mundo evangélico normal, es probable que hayas escuchado el término “los no alcanzados” refiriéndose a los pueblos que no tienen testimonio de la verdad y desconocen por completo de ella. De hecho, entre los conceptos que se manejan por los misiólogos -especialmente de la Convención de Lausana- los no alcanzados son por definición, aquellos “pueblos que no nos invitarán a llevarles las buenas noticias, ya que no saben nada al respecto”. Un “pueblo no alcanzado” es un desafío tremendo para la Iglesia a nivel global… piensa en etnias como los Shaikh en Bangladesh, los Jat en Pakistán o los Hausa en Nigeria. Alguien debe ir y hablarles… ¿no crees?

Esta noche tuve la oportunidad de incursionar en otro tipo de misiones, menos publicitado… menos romántico… pero quizás tan inaccesible en términos efectivos como los son los Jat o los Hausa. Si bien esta “etnia” era local (uhhh… bueno, quizás no totalmente) y el grupo a quienes presentamos el evangelio no calificará jamás para los misiólogos como un pueblo sin alcanzar, en nuestro pueblo ellos son de los “más difíciles de alcanzar”. Piénsalo. El evangelio que necesitan es el mismo que los Shaikh de Bangladesh, y Jesús murió por ellos lo mismo que murió por tu pastor o por tu líder… pero cuando las condiciones de vida son extremadamente cómodas y el poder está más a la mano que para el resto de personas, grupos así se convierten en otros “que no nos invitarán a llevarles las buenas noticias, ya que no saben nada al respecto”. Después de esta noche, y al ver la cara de interés/perplejidad en algunos de los presentes, la expresión “no saber nada al respecto” del evangelio tiene para mí un significado más literal en ellos.
Uhhh… alguien debe ir y hablarles… ¿no crees?

Gracias a Dios por el evangelio de la gracia, el que alcanza a cualquiera… al pobre y al rico, al desvalido y al poderoso, al analfabeto y al filósofo. Gracias por aquellos que quieren llevar el evangelio a los más difíciles de alcanzar… ya sea en el otro lado del planeta o al otro lado de la calle… ya sea descendiendo a niveles menos complejos de la estructura cultural en la que crecieron o trascendiendo las barreras sociales en cualquier dirección del espectro que sea necesario. Gracias a Dios por quienes se arriesgan para dar el mensaje de salvación y modelar el proceso de transformación que todos necesitan. Jesús murió por todos y debemos hacer nuestra parte para que todos escuchen. Punto.

Como te dije anoche: hoy prediqué el evangelio.
Ahora solo nos falta esperar cumplida la promesa de que la Palabra nunca regresa vacía.
En cuanto a resultados… no lo dudes, los hubo… pero la verdad de los mismos lo sabremos en la eternidad.
Como te dije, lo de hoy en la noche fue muy parecido a eso que llamamos… “misiones”.

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Otro tipo de misiones…

  1. Pingback: Otro tipo de misiones (episodio II)… |

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s