Ideas para promover los valores espirituales en la familia…


Esta mañana Alex, David y yo tuvimos el privilegio de predicar a VidaNueva… como te dije anoche, hoy comenzamos una nueva etapa en nuestra iglesia… y nos tocó hacerlo en el contexto de la serie de familia Casa Modelo, expusimos un pasaje más que “práctico”: el análisis de la dinámica de la historia de la venta-estafa-insensatez de la primogenitura de Esaú a Jacob. Triste… muy humano, pero muy triste.
El texto tiene demasiado como para ser tratado en un post como este. Baste decir que uno de los problemas gigantescos en esta familia fue la ausencia -o más bien, el menosprecio- por los valores espirituales. Dios, sus planes, su Palabra, su ministerio, su linaje… simple y sencillamente “no valían lo suficiente”. El resultado es que “Esaú menospreció la primogenitura”. Hebreos le llama “profano” (profano es “lo que no es sagrado, ni sirve a usos sagrados sino puramente secular | alguien que no demuestra el debido respecto a las cosas sagradas | Libertino y muy dado a las cosas del mundo”). Este muchacho era lo más terrenal, mundano o profano que se puede ser porque nadie le enseñó el valor de lo espiritual.
Ahora, si lo piensas, nuestras iglesias están plagadas de Esaúes y Esaúas… tristemente a las realidades espirituales aún no les damos “valor”, y por lo tanto nunca son vividos por nuestros hijos como “valores”. No es que no sean importantes… solo que no son “lo más importante”. No es que no sean útiles… pero a veces son incómodos. No es que no sean interesantes… pero a veces resultan más algo “curioso” que trascendente.
¿Qué hacer?. Bueno, la forma más fácil es promover de manera agresiva en nuestra realidad el valor de Dios y de “sus cosas”. He aquí una lista de ideas que mencioné esta mañana a VidaNueva… no es completa, pero te da una plataforma para pensar en lo que pudieras poner en práctica en tu casa.
Acá te van:

  1. No des un doble mensaje sobre las cosas espirituales. Da tú el ejemplo, ponlas en práctica y se consistente… pocas cosas son peores que “decir que algo es valioso” y luego demostrar con los hechos que no lo es para ti.
  2. Haz que lo espiritual sea un hábito (disciplina) y dale prioridad sobre TODAS las cosas. Si decides que tendrás un tiempo para orar, o estudiar la Biblia, o ministrar o ir a la Iglesia o lo que sea… no lo sustituyas por cosas que “parecen” urgentes o son “algo” importantes. Se rígido tanto como sea sensato serlo.
  3. Platiquen en familia sobre lo que Dios está enseñando a cada uno tanto en la Iglesia como en la vida diaria. Si tienes niños en la Escuela Dominical o en los jóvenes, interésate en lo que están aprendiendo… comparte con todos lo que estás aprendiendo tú mismo.
  4. No hables mal de la Iglesia, ni de los hermanos delante de los hijos (ni tampoco a sus espaldas!). ¿Realmente crees que si hablas mal de la iglesia a tus hijos cada vez que lo consideras conveniente ellos continuarán asistiendo cuando ya lo puedan decidir?
  5. Ora por tus hijos… pide, ruega, suplica por su conversión, por sus luchas, por sus parejas, por su vida.
  6. Oren juntos. (Elemental!)
  7. Promueve las relaciones con quienes tienen valores espirituales. Los amigos son una tremenda influencia. Eso no quiere decir que promuevas las relaciones con todos los que son cristianos o van a una iglesia… tú sabes, de todo hay en la viña del Señor.
  8. No impongas tus creencias, razónalas. La fe es personal. (elemental)
  9. No castigues a tus hijos privándoles de su alimento personal. La iglesia, ministerio, campamentos no son un premio… son un valor que les sirve para su continuidad en el camino de Dios. Quitárselos es… un error.
  10. Habla con otros sobre lo que les ha servido/fallado.
Estoy seguro que hay más ideas… pero, como te dije, estas te pueden servir de plataforma para comenzar en algún lado. Esta noche te animo a que promuevas un tiempo juntos como familia, apaguen la TV (elemental) y comiences “poco a poco” a mostrar que Dios, la oración, la Iglesia, el ministerio, las misiones y los hermanos no son “actividades”… sino que son valores.
Y que nunca deben ser menospreciados.
Por cierto si quieres escuchar el mensaje completo da clic acá o ve a ibvn.org
Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s