Proverbios 6:16-19


De vez en cuando, al estar preparándome para predicar, un pasaje de la Biblia “me ataca” directamente a la yugular… estoy seguro que a ti también te ha sucedido… inocentemente estás leyendo la Biblia o escuchando un mensaje (o estudiando para uno) y un texto parece saltar de la página para acaparar toda tu atención. No te lo esperabas… no lo buscaste… no lo pediste. Pero lo necesitabas.
Esto me sucedió hoy.

Mientras terminaba mi presentación visual para mañana por la mañana (estoy predicando una serie llamada “Bajo Control” en Efesios 4), y en el contexto de argumentar y comprobar que mentir no es algo aceptable (ni tolerable, ni justificable, ni útil)… volví a releer y a tratar de digerir Proverbios 6:16-19… el pasaje dice:

Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma:
Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente,
El corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal,
El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.

Te confieso que he leído este pasaje centenares de veces (o más, sin exagerar)… estoy seguro que lo he enseñado en más de una ocasión de manera devocional… he ponderado antes sus implicaciones teológicas… pero nunca me había golpeado como lo hizo hoy. El Rey me mostró claro que él aborrece este paquete de actitudes humanas… y que yo debería hacer lo mismo… pero primero en mí que en nadie más. Aborrecer es tenerle aversión, rechazo o repugnancia a algo… el diccionario hebreo traduce el término acá usado como “tener odio personal | sentir enemistad” por algo o alguien… la Reina Valera de 1960 también usó palabras como “aborrecido, menospreciado, odio, enemistad, querer mal, contrario, y aversión” para describir este término y sus derivados más próximos.
No puedes tener esto en tu vida y llevarte bien con Dios.
No hay manera. Punto.

Pero el pasaje no se queda allí… dice que seis cosas aborrece Jehová… pero que hay siete que “abomina” su alma. Ups… el Espíritu Santo pone estos pecados en una perspectiva muy clara para nosotros… “abominar” significa “condenar y maldecir a alguien o algo por considerarlo malo o perjudicial”… es considerar algo como tan extremadamente disgustante que es declarado moralmente intolerable.
Mi punto para mañana es evidente… ¿puede alguien en su sano juicio decir que las mentiras pueden ser piadosas (mentiras-piadosas… ¡qué termino más absurdo!)?
No te toleres tu propia mentira… el pasaje usa dos términos distintos por razones específicas (algo que enseñaré a VidaNueva en la mañana).
En realidad, no te toleres ninguna de las siete cosas expresadas en el pasaje.

Pero Proverbios 6:17-19 tiene más… mucho más. Aunque cada una de las características descritas por Salomón son fácilmente comprensibles, creo que este es uno de esos trozos que ameritan un estudio más detenido… así que pienso dedicarle un poco de tiempo para verlo con detenimiento la próxima semana.

Ya veremos que nos enseña Dios.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Proverbios 6:16-19

  1. Pingback: ¿Tienes ojos altivos? |

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s