Aceptos en el Amado…


Esta noche leí unas cuantas páginas más del libro de Miles J. Stanford del que te he estado hablando estos días (The Complete Green Letters), en esta ocasión el breve capítulo trata de dos preguntas interesantes:

1. Me acepta Dios completamente?
2. Y si lo hace, por qué me acepta?

Hay quienes creen que Dios es imposible de complacer… una especie de Director de la Escuela que vive molesto con todo y con todos y que está siempre tratando de aguarle la fiesta a los demás… y que por eso va por la vida inmiscuyéndose en la vida de todos marcando rudamente cada acción divertida de nuestra existencia con la palabra “PECADO”. Por otro lado, una buena parte de creyentes viven tratando de que Dios los bendiga… tratando de portarse bien para que Dios no enoje o que les conceda un trato especial… incluso algunas de las herejías con más seguidores sobre el planeta te dicen que “hay que hacer buenas obras para ir al cielo”. Ni unos ni otros están en lo correcto.
La Biblia sí lo está.

Lee Efesios 1:3-6 y date cuenta como es que Dios “nos escogió en él antes de la fundación del mundo… según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”
Eres acepto “en el Amado”. Por su pura gracia Dios te acepta por completo… y lo hace por Jesús. No por ti, ni por tus buenas actitudes, tus maravillosos talentos, tus increíbles fuerzas, tu loable espíritu de sacrificio… no por algo que hagas o que ya no hagas… no por lo que deseas, sientes, piensas o incluso eres. Dios nos acepta por su gracia… y lo hace en base a su amado hijo Jesús. Cuando pecas, tú cambias… pero Dios no cambia… ni Jesús cambia. Sigues siendo acepto en el Amado. ¿Profundo? hmmm… no realmente. ¿Complicado?… ejem… no lo creo. ¿Difícil de aceptar?… ¡totalmente!

Mi carne me dice que -seguramente- algo especial tengo que hacer para que Dios me acepte. Luego la misma carne se rebela contra todo lo que Dios dice y se declara incapaz de hacerlo… a continuación mi mismísima carne se siente mal (deprimida, molesta, rebelde, o como quieras llamarla) porque no puede satisfacer a Dios… y lo rechaza abiertamente (todo un círculo vicioso!)

¿Por ser acepto en el amado tengo entonces licencia para pecar? Esa es una de las preguntas más antinaturales que hay… la respuesta es un sólido NO! Darte cuenta que eres acepto en el amado desembocará en un incontrolable deseo por amar al amado… y por huir de lo que a él le ofende… nuestro pecado. Esto no es teología profunda… es la base sólida para una vida de paz. Pero ese será el tema de otro post…

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Aceptos en el Amado…

  1. “¿Por ser acepto en el amado tengo entonces licencia para pecar? Esa es una de las preguntas más antinaturales que hay… la respuesta es un sólido NO! Darte cuenta que eres acepto en el amado desembocará en un incontrolable deseo por amar al amado… y por huir de lo que a él le ofende…”

    Julito: Esto es de leerse muy despacio…con todos los sentidos encendidos… unas 5 veces, y quizás aún una más…
    Si tan solo nosotros los creyentes llegaramos a entender a cabalidad verdades como esta…viviríamos vidas muy abundantes!

    Gracias, Julito.
    n.r.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s