Isaías 58:1-5


He aquí un texto que me ha intrigado desde hace años. Es que se refiere a un tema que me ha intrigado por aún más largo tiempo: el ayuno. No se escucha mucho del ayuno hoy en día desde los púlpitos de las iglesias… no es una disciplina enfatizada por casi nadie. ¿No estás de acuerdo conmigo en que el ayuno es un área borrosa de los seguidores de Jesús hoy? Conozco buenos cristianos que nunca considerarían hacer del ayuno una práctica espiritual en su vida… para ellos ayunar parece algo de otra dispensación, de otro tiempo, de otro pueblo… de otro planeta… en una frase: ayunar está pasado de moda. No estoy de acuerdo… no creo que sea cosa del pasado.

No quiero darte una impresión falsa. Ayunar no es mi fuerte en la vida (aunque si es algo que realizo de tanto en tanto), pero estoy interesado en crecer en esta área. Por eso mi interés en estudiar el capítulo 58 de Isaías… este es uno de esos textos clásicos -más que todo- sobre las actitudes que rodean el ayuno. Ahora, para que no te pierdas con mis pensamientos, te recuerdo que ayunar es una disciplina en la que escoges no ingerir alimentos (por un tiempo, o de un tipo especial) y buscas a Dios en oración. Como alguien ha notado, puedes orar sin ayunar pero no puedes ayunar sin orar. En otras palabras el ayuno siempre va acompañado de una búsqueda profunda de Dios en oración… pero no es una fórmula mágica para recibir la respuesta del Señor. Es que en la vida cristiana no hay nunca fórmulas mágicas para nada.

Esta noche he estado meditando específicamente en los primeros versículos del capítulo 58 de Isaías (para leerlos en línea da clic acá), en los que se establecen algunos de los parámetros que creo son trascendentales para los seguidores del Rey en nuestros días:

1.        Dios no hace ningún caso del ayuno que no va acompañado de una vida íntegra. Los primeros tres versículos son una denuncia que debe ser clamada “a voz en cuello”. Los contemporáneos de Isaías se molestaban porque habían buscado a Dios “cada día” y querían saber sus caminos. Pero Dios “no hizo caso” y “no se dio por entendido” (v.3). El Señor llama a esto la rebelión del pueblo y el pecado de Jacob (v.1). Me parece importante que entendamos este principio: No puedes buscar a Dios por medios externos sin buscar la santidad de Dios en lo interno de tu corazón. Dios no se dio por entendido en los tiempos de Isaías y tampoco lo hace en nuestros días.
2.        El ayuno es una renuncia a nuestros gustos personales. En el versículo 3 Dios acusa al pueblo de que en el día de su ayuno “buscáis vuestro propio gusto”. No hay ayuno sin renuncia. Y el placer universal presente en todas las culturas en todos los tiempos es la comida. (El diccionario define “ayunar” como privarse o estar privado de un deleite). Ayunar es una renuncia a los deleites… más que sólo a dejar de comer.
3.        Buscar a Dios ayunando mientras uno oprime a otras personas es inaceptable (en Isaías 58:3 menciona a los trabajadores). En realidad es ridículo. ¿Cómo puede uno pedir la gracia de Dios sobre uno mientras maltrata a otros?… pero, ¿no es esto lo que a menudo hacemos? ¿Cómo tratas a los más débiles a tu alrededor?
4.        Finalmente (al menos por hoy), versículos 4 y 5 establecen que ayunar no tiene nada que ver con las apariencias externas (inclinar la cabeza como junco y hacer cama de cilicio y ceniza). Creo que eso es obvio por todas las enseñanzas de Jesús sobre este tema.

Antes de terminar déjame decirte qué es lo que me propongo con escribir esto. No te pido que ayunes… pero te desafío a que investigues un poco más sobre esta disciplina olvidada. Acompáñame estos próximos días en el intento de comprender y considerar lo que alguna vez fue una forma de vida de los seguidores de Jesús. ¿Quién sabe?… quizás aprendamos algo que nos haga crecer en nuestro proceso de ser como nuestro Rey.

Nos vemos mañana.

10 pensamientos en “Isaías 58:1-5

  1. leyendo el tema y los comentarios me doy cuenta de algo, se imaginan que en una iglesia tan solo 10 hermanos, buscaran de DIOS en ayuno, como su palabra lo indica en isaias 58,” arderia”…..DIOS me ayude a mi limpiar mi vida y amar a mi projimo……..exelente tema

  2. Que bueno que hayan tocado este tema ,es super importante y ademas es una practica que debe efectuar todo verdadero creyente en Dios Padre y en Nuestro Salvador Jesucristo ,ya que es esencial para poder acercarnos mas a nuestro Padre Celestial y desarrollar poder espiritual

  3. hermanos quiero decirles que el ayuno viene desde los tiempos de jesus para obtener bendicion tienes que ayunar pues en oracion muere tu vida antigua y dios te da una nueva en santidad le entregas tu vida al señor y el te da una respuesta recuerda ayunar por lo menos 1 vez a la semana que dios te bendiga saludos maria

  4. QURIDOS AMIGOS Y HERMANOS EN LA FE, QUE BUEN TEMA YA QUE SOY DE LA RENOVACION CARISMATICA CATOLICA. Y ESTA PRACTICA TAN LINDA NO LA CONOSEMOS LOS CATOLICOS, QUE BUENO QUE CONOSIERAMOS EL VERDADERO PODER DE SPIRITU SANTO.

  5. Dios establecio el ayuno por ley para que los hombres lo buscasen pero para esto hay que limpiar el cuerpo para que la presencia de Dios llegue.
    Eso es el ayuno una limpia o desintoxicación de nuestro cuerpo para llamar la presencia de Dios y llegar a él por medio de Jesucristo.
    el ayunar es romper y deshacer todas las ligaduras y el encarnecimiento de mi propio cuerpo.
    El ayuno no es obligatorio es una necesidad que Dios pone en mí para buscar su presencia y el ayuno va ligado a la oración y a la palabra ya que por medio de la palabra encuentro mi libertad.

  6. No tan solo este pasaje sirve para el tema del ayuno, sino del comportamiento cristiano, y el comportamiento de la fe en cada uno. Si hiciéremos como se cita en Isaias 58, seríamos en verdad luz y sal del mundo.En este pasaje Dios prefiere que tu comportamiento no solo sea un sacrificio corpóreo, sino un correcto comportamiento, porque el ayuno sea cual fuere durará un tiempo determinado, pero el que cita este pasaje es el de morir a nuestra vieja naturaleza, y este es le verdadero ayuno que Dios ama, el que nos demos y entreguemos así a El toda nuestra existencia. Por supuesto es correcto que cada cual haga el ayuno que sintiere, para orar y acercarse a Dios para encontara respuestas, pero repito que el verdadero ayuno que Dios quiere es el que tu , yo, y todos, podamos abstenernos o ayunar de nuestros deseos y viejas naturalezas. Ayuna asi para que Dios te escuche,amen.

  7. Muy interesante y muy cierto, y estoy de acuerdo, quizá el ayuno no sea muy practicado en la generación actual pero no es olvidado por completo, estoy seguro de eso ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s