Un millón de dólares…


Las Vegas es una de las mecas del turismo en el hemisferio occidental. A diferencia de lo que había imaginado es una ciudad muy orientada al entretenimiento en familia. No es raro ver a familias completas paseando o participando de las diferentes diversiones. De hecho, hoy fuimos a dar un paseo por el área de casinos de las Vegas. Fue mi primer experiencia en un casino (no creo haber estado en uno antes), de más está decir que fue interesante. Creo que un sentido los casinos son como la vida moderna. Hay mucha apariencia, mucho entretenimiento, mucha vanidad… y todo gira en torno al dinero. En Las Vegas, como en la vida, el dinero es la pasión que mueve al mundo. Pero todos estamos de acuerdo en afirmar que el dinero es necesario… entonces, la pregunta es ¿qué haces con el dinero que tienes? O mejor aún: ¿Cuáles son las prioridades en tu corazón para invertirlo?
En uno de los centros comerciales/hoteles/casino que tanto abundan en esta ciudad encontramos algo que nunca antes había visto en mi vida. A escasos centímetros de nuestro alcance y exhibido en un cubo de cristal había, cuidadosamente ordenado en pequeños fajos, ¡un millón de dólares en billetes de $100! Apenas abarcaba menos de un metro cuadrado y tenía menos de 40 centímetros de alto. Bien acomodado, cabría en el morral de un estudiante. Te confieso que inmediatamente mi mente voló hacia el puente, las instalaciones nuevas de Vida Nueva, las necesidades en MetroAmérica, el orfanato, la escuela… ¡Todo lo que podríamos hacer con un millón de dólares! No pude evitar recordar la expresión en Proverbios: “el dinero sirve para todo”… siempre he creído que en realidad, lo que Salomón está diciendo es que el dinero sirve para lo que tu corazón lo quiera usar.
En VidaNueva estamos haciendo un esfuerzo por mejor usar el dinero que Dios nos ha dado. Me refiero no solamente al dinero que tenemos dentro de las arcas de la Iglesia, sino al dinero que no tenemos porque no ha sido ofrendado. Nunca nos hemos caracterizado por ser una Iglesia que gira en torno al dinero, pero recientemente hicimos un desafío a crecer en nuestro compromiso financiero con la obra. Sin importar si eres de VidaNueva o lees este blog formando parte de otra congregación, quiero extenderte el mismo desafío: debemos ser mejores dadores para la obra de Dios. Algunos aun no han desarrollado la costumbre espiritual de diezmar (es decir, apartar el diez por ciento de todo lo que ganas y darlo a Dios para su obra). Esto no es una ley para el creyente, no es un mandato, nadie debería fiscalizarte, no debe ser exigido por ninguna iglesia… pero es una grandísima bendición que te estas perdiendo si no estás practicando esta disciplina personal todavía. Si ya eres un diezmador, el desafío es aprender a dar sacrificialmente, más allá de tu disciplina y tan lejos como te lo permita tu fe. Con todo mi corazón te desafío a que apoyes económicamente a la Iglesia en la que Dios te ha puesto, y que empujes la visión de Dios para tu congregación usando el dinero que Dios te permite ganar. Como casi todo en la vida espiritual, dar es una cuestión de decisión. Das por que quieres dar y crees que Dios se lo merece. No das porque no quieres dar y porque no piensas que Dios se merece que te despojes de tu dinero. Puesto de otra manera… en las cuestiones financieras ¿eres consumidor o eres colaborador? Esa es una pregunta que sólo tu y Dios deben saber la respuesta… pero no por eso es menos válida o menos importante.
Es posible que Dios nunca nos de un millón de dólares en efectivo (en billetes nuevecitos, ordenaditos, planchaditos… bien “bonitos”), nunca tendremos acceso al dinero detrás del cristal que vi hoy. No importa, él tiene todo el dinero que necesitamos para la visión… por eso, lo único que te pide que le demos es el corazón.
Y tú y yo sabemos que amarrado al corazón está nuestra billetera.
Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “Un millón de dólares…

  1. Me disculpo por no haberlo leido antes, es que el afan del trabajo… Bueno que excelentes comentarios, Julio yo tambien quiero ver ese millon, pero no en el cristal sino en el puente, las edificaciones, las canchas, el parqueo etc. Se que el diezmar y el ofrendar es una conviccion que viene del espiritu santo que mora en nosotros, y una de las maneras que impedimos que Dios nos bendiga es PECANDO SI PECANDO al no diezmar u ofrendar, es asi como lo aprecio, ya que Dios no nos pide mas de lo que podemos dar, sino recordemos: “y vino una viuda pobre y hecho dos blancas….(Marcos:12:42) Este tema es de suma importancia, no para Dios, mas bien para nosotros como hijos de Dios.
    Recordar Malaquias 3:10-12 Traer todos los diezmos al alfoli….Y PROBADME AHORA EN ESTO, DICE JEHOVA DE LOS EJERCITOS, SI NO OS ABRIRE LAS VENTANAS DE LOS CIELOS, Y DERRAMARA SOBRE VOSOTROS BENDICION HASTA QUE SOBREABUNDE.
    Meditad en esto y luego entenderas.

  2. Esto de las finanzas es enredado. Diezmar es un privilegio que no todos tienen, pues gracias a Dios en mi iglesia el dinero realmente se utiliza en la obra y no muchos pueden estar tranquilos y seguros de afirmar esto, pues ahora eso se convirtio en un negocio, aqui en Colombia dicen, tristemente, “iglesia, eso es un buen negocio, voy a montar un “chucito” (un local) de esos”, la gente negocea con la fe de las personas, eso me hace recordar el pasaje de Mateo 21:12-13 “Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.”, esto es lo que hace la gente hoy en dia, y lo peor no es que estafen la gente el verdadero problema es que blasfeman el nombre de Dios y la gente ya no quiere oir. La verdad uno siempre cree que si recibiera mas dinero podria dar mas a la obra, pero estoy segura que el Señor conoce nuestros corazones y por eso no nos da mas para que no nos desbiemos para que dependamos al 100% de El…Prov 30:9 “No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte,Y blasfeme el nombre de mi Dios.” y tambien aseguro que cuando estemos listos el Señor aumentara esos recursos para su Gloria y Honra, pues El es dueño de todo “TODO”, mientras tanto seamos buenos administradores de la multiforme gracia de Dios….

  3. Para Dios lo mas importante son las almas de los hombres pero igualmente como dice Julio el dinero se necesita en esta vida aun para la obrea de Dios. Empezar a diezmar es algo que Dios nos pone en el corazón y nos ayuda a organizar nuestras finanzas, cuando yo lo hice creia que no me iba a alcanzar con todas las obligaciones que tenia, pero increiblemente cuando me pagaban y hacia las cuentas siempre me alcanzaba para todo y me quedaba un poquito..es solo tomar la decision.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s